El gas natural en la perspectiva energética de BP al 2040

  • Anne-Sophie Corbeau, jefe de Análisis de Gas de BP, realizó para Gastech un análisis del mercado del gas natural con miras al 2040.

27 de marzo de 2018.   El BP Energy Outlook 2018 explora diferentes aspectos de la transición energética a través de una gama de escenarios alternativos, que tienen algunas características comunes, como un cambio hacia una combinación de combustibles de baja emisión de carbono, pero difieren en términos de suposiciones sobre políticas o tecnología.

El escenario de Transición Evolutiva (ET por su sigla en inglés) asume que las políticas gubernamentales, la tecnología y las preferencias sociales continuarán evolucionando de la manera y velocidad vistas en el pasado reciente.

En el escenario ET se prevé que la demanda de gas aumente en un 1,6% anual durante el período 2016-2040, llegando a 502 billones de pies cúbicos diarios (Bcf/d) en 2040, frente a los 342 Bcf/d en 2016.

Esto significa que el gas crece más rápido que el petróleo (0,5% anual) y el carbón (0%), pero menos que las energías renovables (7,0% anual).

El gas natural se convertirá así en el segundo mayor combustible de la demanda de energía primaria, con una contribución que excederá la del carbón a principios de la década de 2020 y cercana a la del petróleo en 2040 (26% frente a 27%). No obstante, las emisiones de carbono del escenario ET no son consistentes con los objetivos de la COP21.

El crecimiento de la demanda de gas en el escenario ET está respaldado por los países en desarrollo a través de la industrialización y la electrificación. En particular, Oriente Medio y África en conjunto representan más del 30% de este crecimiento, respaldado por sus recursos nacionales de gas.

Solo China representa una cuarta parte, impulsada en parte por el cambio de carbón a gas, y otras partes de Asia por un 14%. América del Norte, que representa el 20% de la demanda incremental de gas, es una excepción dentro de la OCDE, lo que refleja la abundancia de recursos de gas baratos.

Sin embargo, tales perspectivas para el futuro del gas natural podrían ser desafiadas. El fuerte crecimiento del gas en los sectores de energía e industrial en el escenario ET, alrededor del 70% de la demanda incremental, podría verse limitado por políticas ambientales más débiles o más fuertes.

Las políticas más débiles podrían, por ejemplo, impulsar un menor intercambio de carbón a gas en países con poco acceso a suministros de gas doméstico baratos, con un impacto negativo en la demanda. Mientras tanto, los escenarios que presentan políticas climáticas más completas, que conducen por ejemplo a un desarrollo más rápido de las energías renovables y la eficiencia energética, podría llevar a un menor crecimiento de la demanda de gas.

Los Estados Unidos y Oriente Medio lideran el crecimiento del suministro en el escenario ET, representando casi la mitad de los suministros adicionales. Solo Estados Unidos representará casi una cuarta parte de la producción mundial de gas para 2040, muy por encima de Medio Oriente y Rusia.

El comercio de gas natural licuado (GNL) se duplicará con creces durante el período del escenario ET, llegando a 75 Bcf/d en 2040, frente a los 33 Bcf/d en 2016. Estados Unidos es el que más contribuye con los volúmenes de GNL (alrededor del 40%), por lo que este país junto con Medio Oriente representarán casi una cuarta parte de las exportaciones totales de GNL en 2040. Otras regiones como África y Rusia también respaldarán la expansión del GNL.

En ese contexto, Asia seguirá siendo la mayor región importadora de GNL (70% de las importaciones mundiales), pero el peso de las importaciones se está desplazando de compradores tradicionales, como Japón y Corea del Sur, hacia China, India y otros países asiáticos emergentes.

En otras regiones, como África, Medio Oriente y América Latina, las importaciones combinadas de GNL alcanzarán casi 10 Bcf/d en 2040, siendo mercados relativamente pequeños. Mientras tanto, Europa seguirá siendo el mercado de equilibrio clave y el campo de batalla entre el gas de tubería ruso y las importaciones de GNL.

A %d blogueros les gusta esto: