El GNL sigue rompiendo récords mundiales

Pese a la pandemia de la Covid-19, el 2020 fue un buen año para el gas natural licuado (GNL), con aumentos en producción y comercio. Asia se posiciona como el continente más atractivo para el energético.  

2 de julio de 2021.   De acuerdo con el Reporte Mundial del GNL 2021 de la Unión Internacional del Gas (IGU, por su sigla en inglés), pese a la pandemia, en 2020 el mundo adicionó 20 millones de toneladas por año (MTPA) de capacidad de licuefacción de gas natural, todas agregadas por Estados Unidos. Un aumento del 5% frente a 2019, para completar una capacidad global de 452,9 MTPA.

Los mayores productores siguen siendo también los mayores exportadores, en su orden: Australia, Qatar y Estados Unidos.

Además, en la actualidad se encuentran a la espera de decisión final de inversión proyectos con una capacidad total de 892,4 MTPA, con lo cual se duplicaría la capacidad actual de licuefacción mundial. Los mayores proyectos se encuentran en países líderes del mercado: Estados Unidos, Canadá, Australia y Rusia.

En cuanto a la regasificación, a febrero de 2021 el mundo contaba con una capacidad estimada de 850 MTPA, al tiempo que 147,3 MTPA de nueva capacidad de regasificación se encontraba en construcción.

Comercio sigue imparable

Aunque la Covid-19 afectó el mercado mundial de GNL, disminuyendo la utilización de la capacidad instalada y obligó a retrasos en proyectos con capacidad de 32 MT de regasificación, al cierre de 2020 se transaron a nivel mundial 356,1 millones de toneladas (MT) de GNL, 1,4 MT más que en 2019.

Los principales exportadores fueron Australia con 77,8 MT, Qatar con 77,1 MT, Estados Unidos con 44,8 MT y Rusia con 29,6 MT.

Por su parte, los principales importadores fueron Japón con 74,4 MT (2,4 MT menos que en 2019), China con 68,9 MT (7,2 MT más que en 2019), e India con 26,6 MT (2,7 MT más que en 2019).

Así las cosas, la flota global de buques que transportan GNL llegó a 572 al cierre de 2020, 35 más que en 2019.

Como datos curiosos, dentro del continente asiático el año pasado se movieron 84,3 MT de GNL, mientras que la Unión Europea importó 81,6 MT, y las exportaciones estadounidenses de GNL aumentaron un 33% interanual en 2020.

El GNL como combustible

El uso del GNL como combustible para transporte por carreteras creció igualmente en 2020, alcanzando casi 12 MT y proporcionando una alternativa de bajo costo y bajas emisiones frente a la gasolina y el diésel.

Por su parte, el consumo de GNL como combustible marino alcanzó 1,5 MT al cierre de 2020, un aumento del 100% frente a 2019 cuando fue de 0,75 MT, convirtiéndose en la opción más popular para una flota en rápida expansión.

Además de que no representa ningún riesgo de contaminación para los océanos en caso de derrames del combustible, las ventajas del GNL marino son que tiene ya un historial de seguridad de medio siglo, ofrece una mayor densidad energética frente a otros combustibles propuestos como el hidrógeno y el amoníaco, los precios son competitivos y está fácilmente disponible.

Con esas ventajas y frente a la urgencia de combatir el cambio climático, para la IGU “esperar a la reconversión de los buques no es una opción”, pues el GNL reduce sustancialmente los gases de efecto invernadero.

A %d blogueros les gusta esto: