Dimar y la Armada objetan planta de regasificación del Pacífico

Cercanía a instalaciones militares y condiciones limitadas de navegabilidad en el puerto de Buenaventura son las principales objeciones que presentaron las entidades respecto de la construcción de la planta de regasificación del Pacífico.

11 de diciembre de 2019.   En sendas cartas enviadas con ocho días de diferencia a la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) y a la Unidad de Planeación Minero Energética (UPME), la Armada Nacional y la Dirección General Marítima (Dimar) expresaron sus objeciones a la construcción de la planta de regasificación en Buenaventura, la cual deberá salir a concurso en el primer semestre de 2020.

En la carta dirigida al presidente de la ANI, la Armada señala que “se opone por inconveniencia al trámite de concesión de la ubicación de una terminal de regasificación en proximidades a la Unidades Militares destacadas en el sector de Isla Naval”. Se refiere tanto a los Batallones de Infantería de Marina 21 y 24 como a la estación de Guardacostas, que estarían a unos 500 metros de la proyectada planta.

Por su parte, la Dimar encontró que “se detectaron riesgos asociados al proyecto que afectan directamente al seguridad marítima y las operaciones del proyecto”.

Entre los riesgos operativos menciona que los buques QMax, que está previsto que lleguen con los cargamentos de gas licuado necesitan un calado de 14,43 metros, mientras que el canal actual en la bahía externa tiene una profundidad mínima de 13,5 metros y en la bahía interna el canal conserva una profundidad  promedio de 12 metros.

Otra objeción que señala es que “las dimensiones actuales del canal interno de Buenaventura no son las más óptimas para la navegación segura del buque tipo Qmax (300 metros de eslora y 52 metros de manga), debido a que el acho del canal es menor al requerido.”

Otras objeciones están relacionadas con las áreas de atraque, maniobra y reviro, que para la autoridad marítima no son suficientemente amplias para ese tipo de buques.

Finalmente, la Dimar solicita la reconsideración del área de construcción de cualquiera de los dos proyectos hasta ahora presentados para la planta de regasificación por la interferencia para el resto de las instalaciones portuarias y el tráfico marítimo seguro en la bahía interior de Buenaventura.

Para la UPME, la planta de regasificación de Buenaventura sigue siendo necesaria y los problemas de navegabilidad planteados por las entidades pueden ser subsanados, para lo cual las empresas interesadas realizarán algunos estudios adicionales.   

A %d blogueros les gusta esto: