La seguridad energética global está en juego: bajan reservas de petróleo

Según Rystad Energy, las reservas mundiales de petróleo totalizan 1,57 billones de barriles, 152.000 millones menos que el total de 2021.

Por: JOSÉ A. ROCA*

2 de julio de 2022.   Continuando con la tendencia de años anteriores, la revisión del panorama energético mundial de 2022 de Rystad Energy muestra una caída considerable en los recursos de petróleo recuperables en lo que podría representar un gran golpe para la seguridad energética mundial.

Según el análisis, el petróleo recuperable global ahora totaliza un estimado de 1,57 billones de barriles, lo que supone una caída de casi el 9% desde el año pasado y 152.000 millones de barriles menos que el total de 2021. Petróleo recuperable corresponde al término de la industria “petróleo crudo técnicamente recuperable remanente y condensado arrendado”, es decir, volúmenes esperados que incluyen campos, descubrimientos y descubrimientos futuros arriesgados.

La caída de las reservas está impulsada por los 30.000 millones de barriles de petróleo producidos el año pasado, más una importante reducción de los recursos no descubiertos, por una suma de 120.000 millones de barriles. El sector offshore de EEUU ha contribuido con el total más grande a esa caída, donde 20.000 millones de barriles de petróleo permanecerán bajo tierra, en gran parte por las prohibiciones de arrendamiento de tierras federales.

Se necesita más de todo

De los 1,57 billones de barriles de petróleo técnicamente recuperables, es probable que solo alrededor de 1,2 billones de barriles sean económicamente viables antes de 2100 a 50 dólares por barril. Este petróleo económicamente extraíble contribuiría con aproximadamente 0,1 ˚C de calentamiento global adicional para 2050, y algo menos para 2100 gracias a los sumideros de carbono naturales.

“Si bien la caída en la disponibilidad de petróleo es una noticia positiva para el medio ambiente, puede amenazar con desestabilizar aún más un panorama energético ya precario. La seguridad energética es una cuestión de redundancia; necesitamos más de todo para satisfacer la creciente demanda de transporte y cualquier medida para frenar la oferta resultará rápidamente contraproducente para los precios de los surtidores en todo el mundo, incluidos los grandes productores como EEUU. Los políticos y los inversores pueden tener éxito enfocándose en el consumo de energía, alentando la electrificación del sector del transporte y mejorando drásticamente la eficiencia del combustible”, dice Per Magnus Nysveen, jefe de análisis de Rystad Energy.

Mirando la imagen a más largo plazo, Rystad Energy actualizó sus estimaciones para el petróleo total no descubierto de 1 billón de barriles en 2018 a 350.000 millones de barriles en su último informe, debido a un rápido colapso en el apetito de los inversores por la exposición a la exploración, lo que lleva a menos arrendamientos gubernamentales. Esta revisión a la baja es una buena noticia para el cumplimiento de los objetivos de carbono, pero podría tener consecuencias negativas para la seguridad energética mundial, especialmente si la adopción de vehículos eléctricos no cumple con las expectativas.

¿Cuánto tiempo pueden durar las reservas probadas?

Las implicaciones climáticas más amplias del petróleo recuperable total son positivas. Si todo el petróleo recuperable restante se quemara inmediatamente, el impacto del calentamiento global sería de +0,25 ˚C, basado en 350 kg de CO2 por barril y un calentamiento de +0,1 ˚C por cada 220 Gt de CO2 emitido. Sin embargo, solo el 35% de las emisiones de carbono de ese petróleo aún estarían en la atmósfera en 2100, ya que se necesitan 80 años para que el CO2 se elimine naturalmente del aire. Además, no todo el petróleo se quema para obtener energía; por ejemplo, el carbono de los plásticos se libera a la atmósfera solo si se incineran.

El informe actualizado de Rystad Energy incluye revisiones de reservas probadas. Aquí, Rystad aplica un conjunto coherente de probabilidades conservadoras, a diferencia de los informes oficiales de las autoridades, que se consideran menos coherentes. Este año la firma encontró diferencias significativas entre los miembros de la OPEP y los que no son miembros de la OPEP en la longevidad de las reservas probadas.

Todos los países de la OPEP tienen reservas probadas que se espera que duren más de 10 años, desde Irak con poco más de 10 años hasta más de 14 años en Arabia Saudita. En los países no miembros de la OPEP, México ocupa el último lugar entre los países individuales con menos de cinco años de reservas probadas, mientras que las reservas de Canadá se proyectan para casi 20 años.

En referencia al informe sobre recursos petroleros recuperables, Arabia Saudita ocupa el primer lugar con 275.000 millones de barriles, seguida por EEUU con 193.000 millones de barriles. Rusia con 137.000 millones de barriles, Canadá con 118.000 millones e Irak con 105.000 millones completan los cinco primeros.

Solo se salva EEUU

En América del Sur, una región de rápido crecimiento para los descubrimientos y la producción de petróleo, Brasil sigue ocupando el primer lugar, con 71.000 millones de barriles de petróleo recuperable, diez veces el volumen de las reservas probadas, pero cuatro mil millones menos que el año pasado. Por su parte, en Europa los volúmenes recuperables del Reino Unido y Noruega han caído en mil millones de barriles y ahora se ubican en 10 mil millones y 17 mil millones de barriles, respectivamente.

En contra de la tendencia de la mayoría de los países de perder recursos petroleros este año, EEUU agregó 8.000 millones de barriles a sus recursos descubiertos.

La fecha de la evaluación de recursos más reciente de Rystad Energy es el 1 de enero de 2022. En otras palabras, el análisis ilustra dónde se encontraban los recursos recuperables restantes de cada país al cierre de 2021.

*Tomado de: elperiodicodelaenergia.com

A %d blogueros les gusta esto: