Avanzan gestiones para construir gasoducto Vaca Muerta – Brasil

Argentina busca acelerar un acuerdo con Brasil para la construcción de un nuevo gasoducto desde la formación de Vaca Muerta hasta la capital de Río Grande de Sul, Porto Alegre, una megaobra de más de 1.430 kilómetros que requerirá de al menos una inversión de cerca de 5.000 millones de dólares.

15 de septiembre de 2020.   El embajador argentino en Brasil, Daniel Scioli, presentó detalles sobre el proyecto para incrementar las ventas de gas argentino al principal socio del Mercosur, en una iniciativa clave para la integración energética y para el cual Argentina propone la constitución de un comité técnico de planeamiento bilateral.

Para avanzar en ese camino, hacia fines de septiembre el secretario de Energía, Daniel Martínez, tendrá un encuentro por videoconferencia con el ministro de Minería y Energía de Brasil, Bento Albuquerque.

“Es nuestro gran proyecto binacional. Brasil precisa de gas natural y nosotros precisamos de mercados y de inversiones”, expuso Scioli en una entrevista con el diario brasileño Valor Económico. Y consideró que una vez tomada la decisión de hacer el gasoducto, demandará unos 3 años para que esté operativo.

La propuesta argentina apunta a ampliar la capacidad de transporte de gas natural por un gasoducto entre la formación de Vaca Muerta, en la provincia de Neuquén, que recorrerá 1.430 kilómetros hasta la frontera con Brasil a la altura de la ciudad de Paso de los Libres, en la provincia de Corrientes. Esa obra demandará inversiones de al menos 3.700 millones de dóalres, para lo cual el gobierno argentino busca financiamiento.

El tramo Uruguayana-Porto Alegre, en el estado de Río Grande de Sol, en tanto, demandará casi 600 kilómetros de extensión y se calcula de manera preliminar requerirá de inversiones en torno a los 1.200 millones de dólares, que deberían ser responsabilidad del gobierno brasileño, consignó Valor.

Argentina exporta en la actualidad unos 3 millones de metros cúbicos diarios de gas, aunque de manera inconstante, para proveer a la usina térmica de Uruguayana, principalmente en períodos de sequía y cuando las reservas de las centrales hidroeléctricas están en baja.

Con el nuevo gasoducto y la ampliación de capacidad de transporte de gas, Argentina quiere impulsar la utilización por parte de la industria brasileña de ese recurso generado en Vaca Muerta.

En San Pablo, el costo final del gas natural esta en USD 11 por millón de BTU, pero podría llegar a Porto Alegre por un valor de USD 7 por millón de BTU.

El beneficio de esta obra para Argentina no solo estaría en la venta directa de gas, sino que con el acceso al gigante mercado brasileño, sería más fácil atraer inversiones para también incrementar la explotación de Vaca Muerta.

En enero pasado, durante el Foro Económico de Davos, el presidente de YPF, Guillermo Nielsen, habló de la idea del gasoducto con el ministro de Economía brasileño, Paulo Guedes, quien manifestó fuerte interés en el proyecto.

“Dimos un salto cualitativo, buscando diálogo, explicando la situación argentina. Traje un mensaje claro del presidente Alberto Fernández para dejar de lado la ideología y trabajar juntos por el fortalecimiento de la relación bilateral”, resaltó Scioli.

El ex vicepresidente argentino y ex gobernador bonaerense, desestimó las críticas sobre un aumento en el proteccionismo desde que Fernández asumió la presidencia. Scioli manifestó que el objetivo central pasa por incrementar el comercio bilateral (este año muy resentido por la recesión y la pandemia), con más exportaciones de ambos lados, para lo que pidió una mayor apertura desde Brasil para productos argentinos que enfrentan restricciones, como camarones, miel, uvas frescas y mosto.

Tomado de El Cronista

A %d blogueros les gusta esto: