Minambiente y porcicultores le apuestan al biogás en Colombia

A través de una Guía práctica, se busca orientar a los pequeños y medianos porcicultores, autoridades ambientales, sanitarias y demás actores del sector porcícola, en el aprovechamiento del potencial energético del estiércol de cerdo para el desarrollo de biogás en el país.

18 de julio de 2020.   El Ministerio de Ambiente y Porkcolombia – Fondo Nacional de la Porcicultura presentaron la “Guía de Biogás para el sector porcícola en Colombia”, con el objetivo de impulsar una porcicultura sostenible y más amigable con el ambiente, a través del aprovechamiento de la porcinaza.

La Guía se constituye en el punto de partida para promover emprendimientos a pequeña y mediana escala de biogás en la porcicultura, la cual contiene componentes y particularidades de la biomasa porcícola, detalles y técnicas que se deben usar para el aprovechamiento de la porcinaza, estimativos de costos, así como los incentivos financieros y tributarios a los que se puede acceder para este tipo de proyectos.

“Esta iniciativa facilitará e incentivará, en todas las escalas de producción porcícola, el aprovechamiento de sus residuos y subproductos, minimizando los impactos ambientales y maximizando los márgenes de rentabilidad de la producción, premisa de la Estrategia Nacional de Economía Circular promovida por el Gobierno”, señaló Ricardo Lozano, ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible.

Lozano agregó que “el biogás para la generación de energía es una de las soluciones más interesantes y modernas para el manejo y gestión integral de residuos, ya que, como resultado del proceso de transformación de la porcinaza, se produce energía que puede ser usada para autoconsumo y para el proceso productivo, y además, bajo ciertas condiciones controladas y cumpliendo la normatividad ambiental, puede ser utilizada para el fortalecimiento de los suelos”.

Por su parte, el presidente Ejecutivo de Porkcolombia, Jeffrey Fajardo López, señaló que “desde la Asociación trabajamos por la sostenibilidad, y el compromiso ambiental de nuestros porcicultores es total. Esto se evidencia en los avances que hemos obtenido en los últimos años en la valorización y el aprovechamiento de la biomasa porcícola y su uso como fuente de energía no convencional”.

“El uso de la porcinaza, bajo la premisa de economía circular, representa ventajas ambientales, económicas y sociales como la reducción de costos energéticos derivados del uso de energía eléctrica, así como ahorro en la compra de fertilizantes e independencia y flexibilidad energética en zonas rurales alejadas”, agregó el dirigente gremial.

En este sentido, se evidencia que un residuo que algunas veces se ha asociado a malos olores, emisiones contaminantes de metano y problemas de disposición final, se puede convertir en un motor de desarrollo para pequeños y medianos porcicultores mediante la producción de biogás.

El uso de la porcinaza para la generación de biogás puede se convierte en fuente de energía renovable, al permitir que en zonas no interconectadas a la red eléctrica se pueda hacer aprovechamiento térmico y en algunos casos en generación de electricidad contribuyendo al desarrollo rural.

Este trabajo se une a los esfuerzos del Gobierno nacional para trabajar en la reducción de las emisiones de Gases de Efecto Invernadero, a través de iniciativas como la NAMA de biogás, mediante la cual se establecerá el marco de trabajo para la gestión de aprovechamiento integral de residuos en el sector agropecuario.

La Guía puede ser consultada acá.

A %d blogueros les gusta esto: