Desde enero comienza a bajar precio del GLP a consumidor final

A raíz de la decisión de Ecopetrol de bajar en 30% los precios mayoristas del gas licuado del petróleo (GLP) a partir del primero de enero de 2022 y durante seis meses, el consumidor final empezará a ver reflejado ese descuento aunque no en la misma proporción.

12 de enero de 2022.   Así lo señaló Luis Felipe Gómez, director Ejecutivo de la Asociación Gremial Colombiana de Comercializadores de Gas (Agremgas).

Las razones que expone el directivo es que Ecopetrol suministra alrededor del 75% del consumo nacional de GLP, mientras que el resto es suplido por importaciones y por terceros, y estos se pagan sin descuentos.

Además, en el precio final, el costo del producto es solo una parte, mientras que también se debe remunerar el transporte y la distribución. Por esa razón, no es automático que el descuento aplicado por Ecopetrol a los mayoristas sea de la misma proporción al consumidor final.

Gómez celebró el anuncio del descuento que hicieron en diciembre pasado en conjunto el presidente de la República Iván Duque, el presidente de Ecopetrol Felipe Bayón y el ministro de Minas y Energía Diego Mesa, pues el precio del combustible había tenido alzas exageradas, de hasta un 124%.

También reconoció la acciones tomadas por la Comisión de Regulación de Energía y Gas (CREG) con la Resolución 108, sobre los agentes que quisieran acogerse a la opción tarifaria con Ecopetrol, medida que se tomó en agosto y entró ejecutarse en octubre; pero reclamó que la medida hubiera sido más efectiva si se hubiese tomado en junio, pues entre agosto y diciembre de 2021 los precios subieron más de un 40%.

Igualmente, señaló Gómez que la medida no tuvo el efecto esperado, pues de las 62.000 toneladas de GLP que se comercializan al mes, solo 8.000 se acogieron a la opción tarifaria, a través de 14 de las cerca de 70 distribuidoras que hay en el país.

Por eso celebra la decisión de Ecopetrol de reducir el precio desde el primero de enero, con lo cual se verá un alivio en los bolsillos de los consumidores y se espera que se reactive el consumo, pues a raíz de los altos precios del año pasado el sector residencial redujo el consumo en unas 2.000 toneladas mes, con el consiguiente riesgo que en los estratos bajos se regrese al uso de combustibles más contaminantes y dañinos para la salud, como el carbón, la leña y otros productos susceptibles de hacer combustión.

En el caso de la salud pública, Colombia destina alrededor del 0,38% del PIB, unos tres mil millones de pesos anuales, en atender las enfermedades crónicas respiratorias. “Con ese dinero perfectamente se puede hacer un plan de sustitución de leña”, dijo Gómez

Por otro lado, dado que el GLP genera solo el 0,5% de los ingresos a Ecopetrol, el dirigente llamó a la empresa de mayoría estatal a que “se propusiera como bandera social, promover un plan de sustitución de leña por GLP, de la mano del Gobierno como política de Estado. Qué maravilla sería eso, y buscar más fuentes de producción, con base en la reciente Ley 2128, que promueve el abastecimiento, la producción y nuevos usos del GLP y el gas natural como combustibles de transición.”

Sobre el año que empieza, Agremgas señala que el mercado va a tener unas condiciones más estables, a raíz e la decisión de Ecopetrol, va a traer más competencia y va permitir que se retome la senda de crecimiento en los sectores tradicionales de consumo, aunque le preocupa que el AutoGLP está despegando muy lentamente.

“Pareciera que la promoción del estado fuera únicamente hacia los vehículos eléctricos y la promoción de los gases combustibles se quedó en el papel de la Ley 2128 y no hay impulso ni promoción. Si los precios siguen en nivel de estabilidad seguirá  siendo viable y rentable, desde el punto de vista económico y ambiental, una transición con GLP vehicular”, concluyó Gómez.

A %d blogueros les gusta esto: