Un nuevo entorno para el mercado del GLP

Como tomador de precios y dependiente de lo que pase en el mercado internacional, Colombia, y en general Latinoamérica, no tiene mucho margen de maniobra sobre el mercado del GLP.

16 de septiembre de 2021.   En las actuales condiciones, y frente a un desabastecimiento del mercado anunciado por parte de Ecopetrol, Colombia dependerá cada vez más de las importaciones y en consecuencia entrará en un proceso de pasar de un precio paridad exportación a uno de paridad importación para establecer las tarifas del gas licuado del petróleo (GLP), así se desprende del análisis hecho por Adrián Calcaneo, director Ejecutivo de Líquidos del Gas Natural para América Latina de IHS Markit, durante el webinario `Nuevas tendencias del GLP’, organizado por Gasnova.

En adelante los agentes deberán monitorear permanentemente el comportamiento del mercado mundial y específicamente la cotización Mont Belvieu, con el cual se calculan los precios internos del combustible, y hacer así proyecciones del mercado.

En primer lugar, el butano y el propano, los componentes del GLP, son subproductos tanto de la refinación de crudo como del procesamiento de gas natural. En consecuencia, una primera variable en la raíz de la cadena es la producción.

A nivel global, el GLP proviene en un 73% del gas natural y un 27% de la refinación, luego lo que pase con la producción de gas natural impactará directamente en el mercado.

Como Colombia importa el GLP de los Estados Unidos, el suministro es sensible a lo que pase con la producción de gas natural, especialmente de shale, en ese país. A mayor producción los precios de GLP bajarán y a menor producción subirán.

En la actualidad el precio del galón de propano registra cotizaciones históricamente altas, por encima del dólar. “Lo preocupante es que a corto plazo esta situación no va a cambiar”, señala Adrián Calcaneo.

Otro factor que afecta a Colombia es la demanda mundial. En los últimos años Asia ha aumentado su demanda, especialmente por el crecimiento exponencial de nuevas plantas petroquímicas en China. En enero de 2020 la petroquímica china consumía un millón de toneladas al mes, hoy consume dos millones y para finales de 2022 serán 2,5 millones de toneladas.

En 2019 Asia representaba el 38% de la demanda mundial de GLP; para finales de 2022 representará el 44%. Esto mantendrá presiones sobre las cotizaciones. En efecto, a comienzos de 2020 el galón de propano estaba alrededor de los 30 centavos de dólar, a finales de 2021 se encuentra en un dólar con 20 centavos.  

“En síntesis, la demanda viene creciendo, pero la oferta se contrajo por el doble choque de 2020 de precios bajos de los hidrocarburos y la pandemia de la Covid-19, luego los precios solo bajarán hasta que la oferta mundial se recupere”, concluye  Calcaneo.

Así las cosas, la situación se torna compleja para Colombia, en momentos en que el consumo de GLP viene creciendo y se dio vía libre para su uso como combustible automotor y para impulsar el programa de sustitución de leña.

Con una demanda pequeña, de 65.000 toneladas al mes, el país está expuesto al vaivén de lo que suceda en el mercado internacional del GLP.

A %d blogueros les gusta esto: