Canadá quiere entrar a las grandes ligas del GNL

Al igual que su vecino, Estados Unidos, Canadá pasará de importador a exportador de gas natural licuado (GNL), a través de dos proyectos: Kitimat LNG y Canada LNG, ambos en la costa oeste.

20 de mayo de 2019.   En el primer proyecto, Chevron Canada y Woodside están desarrollando las instalaciones de Kitimat LNG para licuar el gas natural de las cuencas de los ríos Liard y Horn de la Columbia Británica (CB). Este hidrocarburo se transportará desde Summit Lake, CB, a través del oleoducto Pacific Trail de 480 kilómetros.

Kitimat LNG tiene una licencia de 20 años, para una capacidad de 10 millones de toneladas métricas por año (MTPA).

Por su parte, el proyecto de GNL Canadá (Shell, Petronas, Mitsubishi, Kogas y Petrochina) cerca de Kitimat, tomó la decisión final de inversión positiva en octubre de 2018.

La terminal de exportación tendrá una capacidad inicial de 2,1 billones de pies cúbicos por día (BCF/día) con dos trenes, ampliables a cuatro trenes y 4,2 BCF/día, para una capacidad de producción final de 26 MTPA. El suministro a la instalación de licuefacción será a través del Coastal GasLink, un gasoducto de aproximadamente 670 kilómetros en 48 pulgadas de diámetro.

“Se espera que la construcción de ambos proyectos sea muy intensa, con fases significativas de construcción sensibles, al tiempo que se producen simultáneamente en un área grande”, dijo Paul Jeakins, director de la Comisión de Petróleo y Gas de la Columbia Británica.

Jeakins agregó que “la Provincia está bien posicionada en Canadá para proporcionar energía limpia a los mercados mundiales. CB cuenta con abundantes suministros de gas natural y podemos enviarlo a Asia en forma de GNL más rápido que cualquier otro lugar de América del Norte.”

Los cargamentos del GNL desde Canadá hasta Asia demorarían diez días, frente a los 24 de los provenientes del Golfo de México, que deben pasar por el canal de Panamá.

El desarrollo del gas de esquisto ha cambiado radicalmente la naturaleza de la actividad en América del Norte, haciendo que lo que solía ser un recurso escaso, ahora es abundante y barato, generando una revolución en los Estados Unidos, la misma que quiere iniciar ahora Canadá.

A medida que el GNL se convierte en la opción preferida de los proveedores de generación de electricidad en China, Japón, Corea, India y Taiwán, Canadá se encuentra en una posición única para emerger como un proveedor líder en el futuro.

El GNL canadiense se puede transportar a esos mercados de forma más económica que otras fuentes como Rusia o Australia. Además, la estabilidad política de Canadá, así como las protecciones ofrecidas a los inversionistas y contratistas en virtud del Canadian Commercial, hacen más atractiva esta fuente.

A %d blogueros les gusta esto: