Colombia, con potencial de reservas de petróleo de 6.000 millones de barriles: ANH

Durante una tertulia realizada con Acipet, el nuevo presidente de la ANH, Armando Zamora, expuso la estrategia a seguir en esta nueva etapa de la Agencia 3.0.  

Por: MARTÍN ROSAS               

10 de julio de 2020.   El presidente de la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH), Armando Zamora, dijo que las posibilidades de reservas de hidrocarburos en cuencas convencionales son de 6.000 millones de barriles, identificadas como recursos posibles o yet to find; es decir que es probable que existan, pero aún no se han confirmado. (Las reservas probadas actuales son de 2.000 millones de barriles, que alcanzan para un poco más de 6 años).

La revelación la hizo el funcionario durante una tertulia virtual organizada por la Asociación Colombiana de Ingenieros de Petróleos (Acipet).

Zamora señaló que esos recursos pueden ser explotados con una inversión por parte de la ANH de 1.200 millones de dólares en un período de 20 años, con lo cual se estarían reponiendo 300 millones de barriles anuales, que es cercano al consumo del país, y para lograrlo actualmente la entidad se encuentra diseñando el Plan 2040.

El funcionario dijo que la entidad se encuentra en una etapa de reactivación de la actividad y de atracción de inversión, especialmente de grandes empresas, pues descartó una categoría de empresas enfocada en campos menores, ya que éstas requieren mayores márgenes de utilidad para traer capital de riesgo y, por experiencias anteriores, algunas no desarrollan los bloques adjudicados.

“Si ya estamos en la liga B, para qué queremos bajar a la ‘tercera división’. Ahora estamos enfocados en atraer inversión seria, ligas A y B, para que lideren la recuperación del país y no adjudicar áreas que se queden 15 años estancadas por diferentes razones”, dijo Zamora.

Agregó que los 6.000 millones de barriles serían en el escenario base, pues además se tiene el recobro mejorado, que ya está descubierto, y los no convencionales y el off shore.

De acuerdo con Zamora, el problema actual de la industria petrolera no es el de 2003, cuando no se disponía de los recursos. “Ahora tenemos recursos por todo lado, pero no los podemos sacar. El problema está en la superficie: los ambientalistas y las comunidades. Yo soy de la teoría conspirativa, creo que Rusia y Arabia Saudita no quieren que se desarrollen nuevos recursos, pues un barril nuevo es un barril que se les quita, y hay mucha plata en las reservas de esos países. Es la misma estrategia antinuclear, que fue muy exitosa en Europa y financiada por quienes no les interesa que haya energía nuclear, que es la más limpia y económica”, dijo.

Comunidades, un tema complejo

Acerca de las comunidades, dijo que “es un tema realmente complejo, ahí esta la clave y veo el piloto de los no convencionales como un piloto con comunidades; ir a ver sus temores, sus resistencias y sus oposiciones, entenderlos, ponerse en sus zapatos y hacer proyectos para atender esos temores y oposiciones…

“Hay temores reales y otros no. En el Magdalena Medio ya estuvo la industria y los vemos pobres y sin infraestructura; lo que se requiere es que queden beneficios, que llegue la industria y sea parte del desarrollo, con beneficios tangibles y durables en educación, salud, infraestructura. Se debe contar con la participación de la comunidad en el diseño, desarrollo y evaluación de los proyectos piloto.

“Las actitudes de la gente cambiaron, ahora está a favor de los Proyectos Piloto de Investigación, de ver el experimento. El tema de las comunidades lo vemos como un problema, pero no hemos roto esa nuez, hemos avanzado, pero no lo suficiente. Debemos convencer a las comunidades de que estamos trabajando en armonía con ellas y para su beneficio.

“Yo he sido abanderado del concepto de la pedagogía inversa, que entendamos qué es importante para las comunidades, qué les fastidia, cómo podemos hacerlo mejor, y nos falta… Tenemos que hacer una reflexión profunda para ponernos en los zapatos de las comunidades; algunas empresas han logrado ponerse a tono con las ellas y otras no. Hay que asumir que el mundo cambió y las comunidades son conscientes de los derechos que tienen y pueden exigir, entonces el problema de superficie no es de ellas, es de nosotros”, dijo Zamora.

Off shore, una frontera promisoria

Armando Zamora recordó que el primer contrato off shore (Tayrona) fue firmado en 2004, y la primera ronda (Caribe) se realizó en 2005; de tal suerte que después de 16 años se está viendo un enorme potencial e interés de las grandes empresas, entre ellas Ecopetrol y Shell.

“Este es apenas un comienzo, pero hay una frontera muy promisoria, con un panorama bastante claro, tomará unos años más, pero va en la dirección correcta. Las únicas amenazas son los precios y las estrategias de inversión de las empresas” señaló.

Agencia 3.0

Acerca de su gestión en este nuevo periodo al frente de la ANH, Zamora señaló que está empeñado en tres temas: reenfocar su plan de acción, modernizar su gestión y dar el siguiente paso en el tema institucional.

El funcionario señaló que encontró a la Agencia con la función delegada de fiscalización, pero que es una labor que se hace todavía basada en las normas de 1950. “Esa fiscalización tiene un potencial de volverse más moderna, basada en tecnología, ágil, ligera, eficaz, sin tanta intervención humana. Poner mucha inteligencia artificial, transmisión de datos y automatización”, dijo.

Por otro lado, señaló que la institucionalidad ya está madura para dar el siguiente paso.

“Como lo veo yo es que sigamos el modelo noruego adaptado acá. Miremos lo que hicieron México y Brasil. Ya se puede crear una superintendencia, que además fue una de las recomendaciones de los expertos para hacer la fiscalización y el control de tecnología y medio ambiente, una superintendencia independiente; e inclusive podemos pensar en una pequeña empresa comercial e industrial del Estado, no operadora, que recaude regalías y participaciones económicas, como es el modelo Petoro de Noruega o PSA de Brasil, pues ya estamos en capacidad de desdoblar la Agencia…

“A la ANH se le ha colgado mucha cosa y no está haciendo lo que tiene que hacer muy bien (administrar el recurso), de hecho estamos en un plan de ponernos al día en muchas cosas que tienen más de cinco años que no se han resuelto.

“Entonces, aprovechamos esta circunstancia para ponernos al día, resolver los temas y poder dar el próximo paso: desdoblamiento institucional, modernización tecnológica y reencausar la actividad para el aprovechamiento óptimo del recurso, porque en esta transición energética y en el mundo postcovit ya el dilema entre aprovechar el recurso ahora o dejarlo para después, para nuestros hijos, yo creo que ya se despeja: o lo aprovechamos ahora o no lo aprovechamos ni nosotros ni nuestros hijos. Entonces hay que acelerar el aprovechamiento del recurso”, concluyó Zamora.

A %d blogueros les gusta esto: