Seguridad energética y estabilidad fiscal dejarían los YNC en Colombia: ACP

De no encontrar nuevos yacimientos, Colombia se verá abocada en la próxima década a importar gas y petróleo.

21 de mayo de 2019.   Un panorama desolador en materia de reservas de petróleo y gas presentó a comienzos de mayo el gobierno colombiano: el país solo cuenta con reservas de crudo para 6,2 años y de gas para 9,8 años.

De no encontrase nuevos yacimientos, el país se vería abocado no sola a importar hidrocarburos, sino que las finanzas públicas se verían seriamente afectadas. Y para resolver ese par de situaciones la industria ve en los yacimientos no convencionales (YNC) una ventana de oportunidad.

Según la Asociación Colombiana del Petróleo (ACP), solo con el desarrollo de cuatro proyectos piloto en las cuencas del Valle Medio del Magdalena y Cesar-Ranchería, la producción de petróleo se incrementaría en 450.000 barriles diarios, la mitad de lo que hoy produce el país, en tanto que las reservas de gas alcanzarían para 25 años.

“No podemos poner en riesgo la sostenibilidad fiscal y la estabilidad económica del país, y los hidrocarburos son un pilar fundamental del soporte fiscal. El tema es muy serio: si no lo hacemos con los no convencionales, no lo logramos”, dijo Francisco José Lloreda, presidente Ejecutivo de la ACP, en un foro organizado por el diario La República en Bogotá.

Lloreda señaló que solo con estos cuatro proyectos piloto se invertirían alrededor de 5.000 millones de dólares anuales, que equivalen al 2 por ciento de producto interno bruto de la Nación y un incremento del 40 por ciento en la Inversión Extranjera Directa.

“Los YNC le dejarían como legado al país recursos entre 10 y 15 por ciento de la inversión total de gobierno central por los próximos 25 años; alrededor de 4 billones de pesos anuales”, agregó el dirigente gremial.

Además, en las regiones involucradas se generarían 68.000 nuevos empleos, pues los YNC emplean entre el doble y el triple de personas que los yacimientos convencionales, y se generarían encadenamientos productivos en sectores como el alojamiento, la alimentación, el trasporte y el comercio, entre otros. Por su parte, la inversión social y ambiental sería del orden de 2.400 millones de dólares.

Hoy en día, el 30 por ciento del gas natural y el 9 por ciento del petróleo que se producen en el mundo provienen de los YNC. “Ahí tenemos una gran oportunidad y Colombia puede ser un gran jugador, no solo para la seguridad energética sino para la estabilidad fiscal del país”, concluyó Lloreda.

A %d blogueros les gusta esto: