Asociación europea del GNV se manifiesta sobre el Green Finance Taxonomy

La reciente adopción del Reglamento de Taxonomía por el Parlamento Europeo marca el paso legislativo final para crear la primera clasificación ecológica mundial de actividades económicas sostenibles.

7 de agosto de 2020.   Al reorientar las inversiones del sector privado hacia tecnologías y empresas ecológicas, la nueva legislación servirá como guía para que la Unión Europea (UE) alcance la neutralidad climática en 2050. Esto debería suceder con la ayuda de actos delegados que contengan criterios técnicos específicos para complementar los principios establecidos en el Reglamento de Taxonomía.

Esperados para fines de este año, estos nuevos criterios perfilarán qué tecnologías serán dignas de un futuro a prueba de sostenibilidad. Y aquí es donde un simple detalle esconde grandes dificultades técnicas.

El diablo está en los detalles… técnicos

El Grupo de Expertos Técnicos (TEG) sobre el informe de Finanzas Sostenibles ha sido fundamental para dar forma a esos nuevos criterios. Para el capítulo de transporte, el informe utiliza un enfoque de tubo de escape para evaluar el rendimiento de los diferentes combustibles en términos del impacto de las emisiones de CO2. Pero esto no refleja la huella de carbono real de los diferentes combustibles y las soluciones de movilidad de bajas emisiones. Además, los umbrales más estrictos introducidos por el TEG no están alineados con las políticas actuales de transporte y energía de la UE, creando un marco legal engañoso.

La UE necesita comenzar el proceso de descarbonización a partir de hoy. Si este es el objetivo, la pregunta consiguiente es si el enfoque del tubo de escape es la opción correcta para capturar todas las soluciones viables disponibles en el mercado para descarbonizar la movilidad. La respuesta es no: tal como está ahora, existe el riesgo de que la Taxonomía se convierta en otra herramienta legislativa que fuerce la dinámica del mercado y reduzca las opciones a un conjunto exclusivo de soluciones predefinidas.

Las ambiciones más altas sin un marco de políticas adecuado solo darían lugar a la eliminación gradual de esas tecnologías, como los vehículos a gas natural, cuyos beneficios ambientales están bien probados. Esto iría en contra del objetivo general del Acuerdo Verde Europeo, que es lograr una transición justa e inclusiva hacia la neutralidad de carbono en beneficio de todos los ciudadanos europeos.

Excluir el gas en el transporte, una oportunidad perdida

El gas renovable es una opción de combustible asequible para los consumidores, una solución para descarbonizar la movilidad en Europa y una fuente de empleos locales. Sin embargo, con demasiada frecuencia los legisladores se olvidan de estas enormes oportunidades disponibles.

El gas renovable, como el biometano, acelera la reducción de las emisiones de GEI en el sector del transporte. Ya el 17% del gas renovable se utiliza en el sector del transporte de la UE en forma de bioGNC y bioGNL, lo que eleva la reducción de emisiones de CO2 hasta casi un 40% en comparación con la gasolina.

Con vías de producción basadas en la trayectoria de la economía circular, el gas renovable sigue siendo la alternativa más asequible y accesible a los combustibles convencionales, a la vez que mantiene una compatibilidad total con la infraestructura de gas y los vehículos a gas natural existentes.

En otras palabras, el gas renovable es el habilitador de una movilidad libre de carbono, generando ahorros de carbono no en el futuro, sino en la actualidad, gracias a una flota existente de aproximadamente 1,5 millones de vehículos en Europa.

El gas natural en el transporte complementa el proceso de electrificación paralela, al tiempo que puede recibir una mayor proporción de gas renovable, incluida la opción de mezclar hidrógeno.

Cómo integrar múltiples soluciones

Elegir hoy la tecnología de 2050 no es una fórmula simple y lineal que debería resultar en cero emisiones. El objetivo de la descarbonización a largo plazo debe alcanzarse con una hoja de ruta sólida basada en un enfoque incremental.

La taxonomía debe contribuir a la creación de un camino hacia este objetivo, con un fuerte enfoque en soluciones rentables que puedan poner en marcha el proceso de descarbonización de inmediato, y con una perspectiva clara y estable de la inversión ya establecida o planificada. De lo contrario, el riesgo es perderse las acciones a corto plazo que podrían cambiar el juego en el camino hacia la descarbonización.

La Directiva de Vehículos Limpios (CVD) y el Reglamento de Finanzas Sostenibles comparten el mismo objetivo, que es incentivar la descarbonización de la economía mediante la transmisión de inversiones hacia las tecnologías más sostenibles.

La CVD se centra en la descarbonización del sector del transporte mediante el establecimiento de objetivos mínimos de contratación pública para los Estados miembros al comprar vehículos ligeros y pesados. Como tal, ya proporciona esas condiciones y umbrales específicos que un vehículo necesita para calificar como “limpio”. Por lo tanto, los criterios de la CVD, incluso si todavía falta la consideración correcta para el gas renovable, deben reflejarse en la Green Finance Taxonomy.

Taxonomía en la línea de fondo

Mientras que garantiza la coherencia, esta simplificación legislativa propuesta ayudará a alejarse de una perspectiva pura del tubo de escape, incluyendo más soluciones además de la electrificación y el hidrógeno que pueden contribuir efectivamente al proceso de descarbonización.

La descarbonización del sector del transporte no puede permitirse ningún retraso extra que pueda poner en peligro el logro de los objetivos climáticos de 2050. Mientras esperamos que las tecnologías innovadoras alcancen la comercialización y la producción crítica a escala industrial, debemos aprovechar las soluciones actuales. De lo contrario, la espera será aún más perjudicial y las inversiones en mitigación tendrán que aumentar sustancialmente a costa del medio ambiente.

Fuente: NGVA Europe

A %d blogueros les gusta esto: