Nueva solución de energía solar para Colombia

  • Schneider Electric lanzó una solución de energía solar que proporciona acceso a la electricidad de forma segura, fiable y sostenible en zonas remotas.

1 de octubre de 2018.   La demanda de energía a nivel mundial continuará aumentando y el reto principal será asegurar la cobertura en lugares que por su ubicación geográfica u otra característica hacen que llevar el suministro sea bastante complejo o casi que imposible. Schneider Electric desarrolló distintas soluciones que buscan cumplir con esta compleja tarea, como es el caso del Sistema Solar Homaya.

Este es un sistema de energía solar compuesto esencialmente por una lámpara y batería portátiles alimentadas enteramente por un panel solar incluido de 6 Wp y 12 V, el cual tiene la capacidad de proporcionar energía hasta para cuatro luminarias y tres puertos USB diseñados para cargar dispositivos móviles.

“Homaya permite que las personas tengan acceso a una fuente de alimentación e iluminación confiable y segura, en el momento que se desee. Además, se hace por medio de una fuente renovable como lo es la energía solar. Esto está alineado con todo el trabajo que realiza la compañía en cuanto al pilar de sustentabilidad”, dijo Francisco Hurtado, jefe de Fidelización de Schneider Electric.

La solución cuenta con una batería creada a partir de tecnologías limpias y verdes de litio-ferrofosfato, aumentando sus características de seguridad y su ciclo de vida en comparación con las baterías convencionales. Asimismo, es una solución globalmente certificada, cuenta con la posibilidad de instalar un panel solar adicional para realizar una carga rápida en días nublados, lo cual la hace perfecta para cualquier tipo de situación al aire libre.

“Entre otros, el producto es perfecto para los amantes de las actividades al aire libre como campamentos, paseos y caminatas; sin embargo, al contar con una lámpara portátil puede ser usado en cualquier situación, como cortes de energía o como un sustituto a las lámparas alimentadas por baterías desechables”, agregó Hurtado.

El proceso de instalación es sencillo, simplemente se conecta el panel al apartado y realizar una carga inicial colocando el panel donde le incida luz solar directa, por al menos seis horas o según recomiende el manual. Luego de ello podrá ser usada.  Es decir, los hogares pueden contar con una solución que incluye paneles solares, varias lámparas y hasta un centro de carga para conectar directamente pequeños electrodomésticos, cubriendo plenamente las necesidades básicas de energía de una familia de seis o siete personas.

Codensa instalará paneles solares en la licorera más grande de Suramérica

  • El proyecto se realizará en la cubierta de la Empresa de Licores de Cundinamarca (Colombia), primera empresa industrial y comercial del Estado en apostarle a las energías renovables 

27 de agosto de 2018.   Codensa, compañía del Grupo Enel en Colombia, instalará más de 400 paneles solares en las cubiertas de la Empresa de Licores de Cundinamarca, que tendrán la capacidad de generar 179 MWh de energía al año, equivalente al consumo mensual de 1.600 hogares.

La energía generada será utilizada para cubrir el 22% de las necesidades de la empresa, convirtiéndose en la primera empresa industrial y comercial del Estado colombiano que incluye las energías renovables dentro de su operación.

Con la instalación de este sistema, la Empresa de Licores de Cundinamarca dejará de emitir cerca de 1.800 toneladas de CO2 durante los 25 años de operación que tendrá de vida útil este proyecto, lo que equivale a la necesidad de tener 5.100 árboles plantados para absorber estas emisiones.

“Este proyecto se suma a la tendencia mundial de incursionar en energías renovables que contribuyan al logro de uno de los Objetivos Globales de Desarrollo Sostenible, consistente en el acceso a la electricidad limpia y no contaminante. Además, nos hace una empresa competitiva y amigable con el medio ambiente”, dijo Jorge Enrique Machuca López, gerente general de la Empresa.

Por su parte, Carlos Mario Restrepo, gerente de Mercadeo de Codensa manifestó que “nos complace mucho que la Empresa de Licores de Cundinamarca haya decidido incluir proyectos de energías renovables en su operación y que quiera hacerlo con nosotros. Están dando una gran ejemplo y quisiéramos que más empresas se unan para que entre todos aportemos a tener mejor calidad del aire en nuestros territorios”.

Este sistema solar fotovoltaico entrará en operación en enero de 2019. Actualmente el proyecto cuenta con registró ante la Unidad de Planeación Minero Energética (UPME) y se solicitará el aval de dicha entidad para luego iniciar el proceso de autorización ante la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (ANLA), con el fin de acceder a los incentivos tributarios contemplados en la Ley 1715 para este tipo de inversiones: exención de IVA y arancel, y posibilidad de deducir de la base gravable hasta el 50% de la inversión realizada.

Este proyecto responde a la estrategia del Grupo Enel en Colombia de desarrollar proyectos de eficiencia energética para estimular el uso de energías renovables y contribuir al cuidado del medioambiente.

Dentro de la visión del Grupo, se tiene prevista la implementación de más de 15 proyectos donde se planea instalar más de 25.000 paneles en los próximos tres años en clientes comerciales, institucionales, empresariales e industriales, no solo en Bogotá y Cundinamarca sino en el resto del territorio colombiano.

Actualmente, Codensa ha puesto en marcha en Bogotá cuatro proyectos de energía fotovoltaica, en los cuales ha instalado aproximadamente 1.400 paneles solares, capaces de generar al año un total de 77,5 MWh, energía suficiente para cubrir la demanda mensual de aproximadamente 523 hogares.

Ecopetrol construirá parque de energía solar en el Meta

  • La empresa colombiana le apuesta a convertirse en uno de los principales generadores de energía a partir de fuentes renovables en Colombia.

21 de agosto.   Ecopetrol iniciará en el primer trimestre de 2019 la construcción de un parque solar en el municipio de Castilla La Nueva, departamento del Meta, para abastecer parte de la energía que demanda el campo Castilla, el segundo más grande de Colombia.

El parque solar tendrá un área aproximada de 18 hectáreas y una capacidad instalada de entre 10 y 15 MW, lo que equivale al consumo de 6 mil hogares.  

La planta evitará la emisión de cerca de 14 mil toneladas de CO2 en un año y de 210 mil toneladas en 15 años, además de reducir los costos de energía eléctrica del campo. Las menores emisiones equivalen a sembrar 28.000 árboles anuales.

El proceso competitivo para este proyecto se realizará en el último trimestre de 2018 entre compañías que demuestren experiencia en proyectos de similar capacidad. Una vez sea adjudicado y se compruebe la viabilidad comercial, se prevé que las obras tarden cerca de un año.

Esta iniciativa hace parte del plan de la Compañía para fortalecer el desarrollo de proyectos de energía renovable y aportar a la diversificación del portafolio energético de Ecopetrol.

La incursión en energía solar se suma a la producción de biocombustibles a partir de la palma y de la caña en dos plantas en Barrancabermeja, Santander, y Puerto López, Meta, así como a la estrategia de impulsar más proyectos de exploración y producción de gas natural, un combustible amigable con el medio ambiente.

El parque solar de Castilla es el primero de una serie de iniciativas que en la actualidad son analizadas por Ecopetrol y sus empresas filiales, en departamentos como Norte de Santander, Huila, Meta y Antioquia, con un potencial de generación estimado en cerca de 140 MW.

“La incursión en proyectos de gran escala de energía solar marca un hito en la historia de Ecopetrol, que se adiciona a otros desarrollos para contar con una matriz energética más diversificada y limpia, que contribuya a la protección del medio ambiente y a garantizar la seguridad energética de Colombia. La apuesta por las energías renovables convertiría al Grupo Ecopetrol en uno de los principales generadores de energía solar del país”, afirmó Felipe Bayón, presidente de Ecopetrol.

Qué es la transición energética

  • Conceptos, perspectivas y realidades de la transición energética en el mundo.

Por: JUAN FELIPE NEIRA*

28  de junio de 2018.   Históricamente, la matriz energética de los países desarrollados se venía estableciendo sobre la base de los recursos no renovables, al punto que en 2016 el 80% de las fuentes primarias de energía de los países miembros de la OCDE correspondía a recursos fósiles como carbón, gas natural e hidrocarburos (AIE, 2017).

Sin embargo, el impacto del consumo de estos recursos en el medio ambiente ha generado consecuencias que pueden tener efectos nefastos para la población mundial. Por lo tanto, es imperativo modificar los patrones de consumo y de generación de energía, convirtiéndose en una necesidad de primer orden para gobiernos, entidades privadas y la ciudadanía.

Para que esto pueda hacerse de forma gradual, se requiere una transformación que evite los costos ambientales, pero que proteja las inversiones y la seguridad del suministro para los consumidores finales. A esto se ha denominado como la transición energética.

¿De dónde viene la transición energética?

El sector energético es la columna vertebral de los aparatos productivos de los países. A pesar de que se cuenta con distintas formas de generación de energía, una de las más importantes es la generación de electricidad a partir de la utilización de recursos fósiles. Adicionalmente, la infraestructura, los productos y los servicios para la movilidad humana, se han establecido a partir del motor de combustión.

En las últimas dos décadas del siglo XX, distintos informes como el Reporte Burtland (1987), publicado por Naciones Unidas, o el Reporte en Política Energética y el Efecto Invernadero, publicado por el Royal Institute of Interntional Affairs (1990), señalaron que el consumo de energía es la principal actividad humana que contribuye al calentamiento global y al cambio climático. Incluso se mencionó que la utilización de combustibles fósiles es responsable por entre 45-70% del impacto total. Esta fue una alerta clara para la sociedad mundial sobre la necesidad de iniciar un cambio hacia otras fuentes de energía.

Otro aspecto que inició las discusiones sobre la diversificación de la matriz energética a nivel mundial fue la falta de diversidad en el suministro de energía. Eventos como las crisis de los precios del petróleo en los años setenta y ochenta, o los accidentes en plantas de generación nuclear como en el reactor de Lucerns, Three Mile Island o Chernobyl, mostraron la necesidad de establecer y apoyar programas de desarrollo tecnológico para utilizar fuentes renovables en la generación de energía.

Con base en eso, diferentes gobiernos empezaron a apoyar financiera y políticamente la investigación y el desarrollo que permitan generar energía de fuentes alternativas, dando las primeras señales hacia una transformación energética.

¿Qué significa transición energética?

A pesar de que se habla mucho sobre la transición energética, este es un concepto que no ha tenido una definición unificada. Esto podría entenderse como una desventaja, ya que es difícil identificar qué es y sobre todo cómo se puede llevar a cabo; pero puede ser un punto a favor, ya que permite que el componente de transición como proceso sea entendido desde un punto de vista más local y subjetivo que permita aplicarse a cada realidad.

Es así como la transición energética de un país como Alemania no es la misma en su proceso técnico, económico o jurídico, que la que debe llevarse en un país como China o Colombia. A la vez, la transición energética de una compañía del sector real, dista mucho del proceso que debe llevar a cabo una empresa de servicios tecnológicos, por ejemplo.

La transición energética debe ser entendida como un concepto sombrilla sobre el cual pueden establecerse procesos de cambio normativos, tecnológicos, técnicos y de inversión. Es esencial que, en cualquiera de estos procesos, se entienda que la finalidad es la disminución de emisiones de carbono, manteniendo los mismos niveles de producción y competitividad.

Elementos clave para la transición energética

  • Modificación de la matriz energética hacia fuentes de bajas emisiones de carbono: El objetivo número uno de la transición es modificar en la mayor medida posible la matriz energética y disminuir la dependencia de combustibles fósiles tanto en generación eléctrica como en movilidad vehicular, principalmente.
  • Posibles métodos o fuentes de generación de cambio: En la medida en que la transición es un proceso de cambio de una generación con grandes emisiones a una con mínimas emisiones, es válido preguntarse si existen combustibles o mecanismos que permitan suplir la demanda de energía, mientras se concretan las inversiones y el desarrollo en infraestructura renovable. Algunos han planteado la utilización del gas natural como “puente” entre una actualidad de combustibles fósiles y un futuro de generación a través de la energía renovable.
  • Fuentes de financiación para el cambio: La infraestructura del sector energético (generación, distribución y comercialización y también el suministro de combustibles para movilidad) han sido desarrolladas para suplir la demanda de la población mundial. Por lo tanto, la construcción y el desarrollo de una nueva infraestructura que supla los requerimientos técnicos y de emisiones de carbono requiere un compromiso importante de inversión.
  • Modificaciones en eficiencia energética: La eficiencia energética es un componente esencial en la transición. Es así como el consumidor industrial no debe estar obligado a sacrificar su competitividad, pero puede ser necesario que haga inversiones en actualización de maquinaria, procesos o tecnología, para mantener sus niveles de producción, disminuyendo el consumo total de energía. A la vez, el consumidor en el sector residencial puede ver una disminución de su consumo mediante algunas inversiones en componentes tecnológicos o de actualización técnica, que permitan mantener la misma calidad de vida con un menor consumo de energía total.
  • El Trilema Energético: El Consejo Mundial de Energía desarrolló el concepto del Trilema Energético, donde los componentes de seguridad energética, asequibilidad y sostenibilidad son los elementos esenciales de la política energética. Si los gobiernos, reguladores y autoridades entienden el desarrollo del sector energético mediante un equilibrio eficiente de estos tres elementos, se pueden dar transformaciones normativas y regulatorias que den paso a la transición, con beneficios tangibles para la población y la industria.
  • Tecnología y energía inteligente: La necesidad de incorporar elementos como redes inteligentes, contadores inteligentes o micro-redes, son esenciales para lograr una transición segura, tranquila y eficiente. Es a través de estos elementos tecnológicos que se puede entender el comportamiento de la demanda para una mejor gestión de la generación y la transmisión de energía.

El reto del presente

Es evidente que existen grandes retos para las sociedades actuales, pero pocos como la transformación para enfrentar el cambio climático. El sector energético se encuentra en el centro de la discusión y se presenta como protagonista inevitable en este debate.

La necesidad de cambio imperante ha llevado a que se hayan desarrollado tecnologías alternas para la generación de energía. Muchas de estas eran descartadas por su alto costo, pero gracias al ingreso de gigantes manufactureros como China, los costos han descendido de forma dramática, facilitando el acceso a estas tecnologías.

Sin embargo, existen otros retos necesarios para poderlas implementar de forma integral a las matrices energéticas. La necesidad de alinear prioridades y objetivos entre el sector privado y el público, eliminar barreras regulatorias y establecer mecanismos de estímulo financiero, se convierten en esenciales para que esta transición hacia un mundo bajo en carbono pueda hacerse realidad.

*Juan Felipe Neira Castro es docente e investigador del Departamento de Derecho Minero Energético de la Universidad Externado de Colombia, institución del grupo de universidades que apoya al Consejo Mundial de Energía Colombia.

Impulso a las energías renovables en Colombia

  • El decreto 570 fija las reglas de juego para la contratación a largo plazo de proyectos de generación de energía con fuentes no convencionales renovables.

1° de junio de 2018.   Weidmüller, empresa desarrolladora de soluciones en conectividad industrial y para que las empresas del sector productivo se preparen para el “internet of things”, ve con buenos ojos los esfuerzos que Colombia realiza para el aumento en proyectos de generación de energías con fuentes no convencionales.

Sin embargo, la multinacional alemana reconoce que el país aún se encuentra muy lejos de explotar el verdadero potencial con que cuenta, no solo por su ubicación geográfica, sino también por los beneficios económicos, que pueden alcanzar una reducción en la factura de hasta el 70%, en comparación con una instalación convencional, y un retorno de la inversión entre el 19 y el 25%.

Durante 2017 la capacidad mundial instalada de energía fotovoltaica, creció 50%, alrededor de 100 gigavatios (GWp), según el informe anual de la Agencia Internacional de Energía.

Colombia solo cuenta con una capacidad de generación en este segmento de entre un 2% y 4% del total, lo que demuestra el enorme potencial.

Se han hecho avances y desde las entidades gubernamentales se regula para impulsar el sector. Según diversas proyecciones, para el 2023 la capacidad instalada de este tipo de energía en la red nacional, podría alcanzar entre 10 y 15 por ciento.

“Si bien el desarrollo de las energías no convencionales es relativamente reciente, la fotovoltaica se encuentra consolidada tanto en países desarrollados como emergentes. Colombia, a pesar haber realizado avances significativos, aún se encuentra muy por debajo de países comparables.

“Como aspecto positivo cabe mencionar que el segmento está viviendo un desarrollo interesante, que se está acelerando por las políticas públicas que fomentan las instalaciones de este tipo”, dice Pablo Lo Zicchio, Global Segment Manager Photovoltaics en Weidmüller Group.

Según cifras de la Unidad de Planeación Minero Energética (UPME), se evidencia un importante crecimiento en la radicación de iniciativas de producción de electricidad a través de fuentes renovables no convencionales, lideradas por la energía solar, al representar el 88% del total de proyectos presentados.

Aun así, el país está en el despertar de la producción de energías renovables no convencionales, y desde abril cuenta con un decreto que permite hacer los cierres financieros de proyectos de generación con fuentes no convencionales de energía renovable, haciéndolos viables y competitivos.

Micro Grids, de su potencial a la realidad

  • En la actualidad se ha despertado un interés creciente por temas relacionados con Micro Redes, Redes Inteligentes, Ciudades Inteligentes, Medición Inteligente, entre otros.

Por: Daniel Felipe Díaz*

31 de mayo de 2018.   En las Micro Redes, por ejemplo, se pueden integrar diferentes tecnologías de generación de energía o DER (distributed energy ressources), desde la CHP (combined heat and power) hasta las mismas fuentes renovables que pueden flexibilizar la oferta/demanda energética a lo largo de la red, reducir el impacto de los cortes eléctricos, optimizar los costos y abastecer de energía eléctrica zonas de difícil acceso para las líneas de transmisión convencionales.

Los beneficios derivados de la utilización de estas tecnologías se pueden resumir en:

  • Económicos: Mejora de la eficiencia y los costos energéticos previsibles a largo plazo.
  • Resiliencia: Mejora de la fiabilidad de las interconexiones en la red eléctrica, para que el sistema se adapte al cambio y responda de manera inteligente ante las contingencias.
  • Medioambientales: Reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), por el uso óptimo de los recursos renovables y programas de eficiencia energética.

Otro tipo de beneficios, que muchas veces se pasa por alto, son los sociales, los cuales tienen el potencial de ayudar a una mejor ejecución de los proyectos, permiten la generación y el consumo colaborativo de energías de una forma natural y contribuyen a la concientización y al ahorro energético.

Es por esto que la sociedad requiere de un modelo energético que empodere a los ciudadanos para consumir y para entregar excedentes de energía a la red.

Estos temas fueron tratados en detalle en el evento “Micro Redes y su transición del potencial a la realidad”, el 17 de mayo de 2018 en la Universidad Tecnológica de Pereira, donde participaron 200 representantes del sector energético colombiano.

*Director de Gestión y Desarrollo Estratégico del Consejo Mundial de Energía Colombia.

Enel construye la planta solar más grande de Colombia

  • El parque solar El Paso, ubicado en el departamento de Cesar, en el norte de Colombia, tendrá una capacidad instalada de 86,2 MW y podrá generar alrededor de 176 GWh por año.

23 de mayo de 2018.   Enel, a través de su filial de energía renovable Enel Green Power Colombia (EGPC), está construyendo la planta de energía solar El Paso de 86,2 MW, su primer proyecto en Colombia, y el más grande de este tipo que actualmente se construye en el país.

“La construcción de El Paso es un hito clave en el desarrollo de la huella renovable del Grupo Enel en Colombia y también marca un paso importante hacia la diversificación del mix de generación del país, mostrando lo que las energías renovables son capaces de hacer”, dijo Antonio Cammisecra, Director de la división global de Energías Renovables de Enel, Enel Green Power (EGP).

“Estamos aprovechando nuestra experiencia para construir la primera planta de energía solar a gran escala en Colombia, la cual tendrá despacho de energía centralizado, lo que significa un compromiso diario de entrega de energía a la red, tal y como lo hace cualquier otra planta de energía convencional a gran escala”, concluyó Cammisecra.

Este proyecto, que se espera entre en operación el segundo semestre de 2018, contará con una inversión aproximada de 70 millones de dólares. La planta estará compuesta por alrededor de 250.000 paneles solares y una vez que esté en pleno funcionamiento generará 176 GWh por año. El Paso estará conectado al Sistema Nacional de Transmisión a través de la Subestación El Paso.

En línea con el modelo de Creación de Valor Compartido (CSV) del Grupo Enel, EGPC lleva a cabo diversas iniciativas en la zona, dentro de las que se destacan talleres para la comunidad en temas de gestión empresarial, educación en eficiencia energética y proyectos de electrificación rural dirigidos a algunas escuelas en el área, así como proyectos ambientales para conservar los ecosistemas locales.

Además, la construcción de El Paso se basa en el modelo de “sitio de construcción sostenible” de Enel, que incorpora el uso racional de los recursos, como los sistemas de ahorro de agua y los procesos de reciclaje. Adicionalmente, se ha planeado que El Paso se integre con el entorno y las comunidades y su diseño incluye un corredor ambiental que permitirá que la vida silvestre pase por el sitio del proyecto.

Enel en Colombia es el mayor inversor privado en el sector energético. Emgesa, filial de generación del grupo, tiene una capacidad instalada total de más de 3.5 GW, equivalente a una participación de mercado de 21% que incluye fuentes térmicas e hidroeléctricas.

Por su parte, Codensa es la compañía distribuidora y comercializadora de energía eléctrica del Grupo Enel en Colombia, desarrolla sus actividades en Bogotá y 103 municipios en los departamentos de Cundinamarca, Boyacá y Tolima, atendiendo alrededor de 3,3 millones de clientes, con una participación de mercado cercana al 25%.

Gobierno colombiano expidió decreto que fortalece generación con renovables

  • Con el Decreto 0570 del 23 de marzo de 2018 se establecen objetivos para fortalecer, diversificar y complementar la matriz de generación de energía.

26 de marzo de 2018.   El Ministerio de Minas y Energía de Colombia expidió el Decreto 0570 del 23 de marzo de 2018, que establece los lineamientos para promover la contratación a largo plazo de proyectos de generación de energía eléctrica provenientes de fuentes renovables y complementarias a las actuales.

Se trata de la herramienta que complementa las señales de política pública que le permite al país entrar con firmeza en la era de la generación con energías renovables. Con este Decreto estamos garantizando además la seguridad energética, porque cuando nos falte el agua, o el gas, vamos a tener también el sol y el viento. Y esa diversificación nos hace menos vulnerables en casos como el Fenómeno de El Niño”, dijo el ministro de Minas y Energía, Germán Arce Zapata.

Con el Decreto 0570 se establecen objetivos para fortalecer, diversificar y complementar la matriz de generación de energía, lo que redundará en una formación eficiente de los precios y el aprovechamiento del potencial de los recursos renovables.

Igualmente, se fomenta la seguridad energética regional y la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, lo que le permitirá al país cumplir con los compromisos asumidos en el COP21 para el año 2030.

El Decreto también establece las características del mecanismo de promoción; actividades de revisión y seguimiento; plazos para determinar el traslado a los usuarios de los costos eficientes que se logren, y disposiciones en torno a la integración al Sistema Interconectado Nacional de estos nuevos proyectos.

Codensa inaugura primer proyecto de energía renovable en Cundinamarca

  • La primera Minigrid de Cundinamarca (red de distribución de electricidad alimentada por energía renovable) beneficia a más 20 familias de la vereda Buenavista, en el municipio de Paratebueno (230 kilómetros de distancia desde Bogotá).

20 de marzo de 2018.   CODENSA, Compañía del Grupo Enel en Colombia, avanza en su objetivo de llevar energía al 100% de las familias cundinamarquesas. Para ello, la Compañía puso en funcionamiento un sistema de última tecnología para la generación y distribución de energía renovable, conocido como ‘Minigrid’. Con éste sistema se beneficiará a más de 20 familias que habitan en zonas de difícil acceso en el sector Alto Redondo, vereda Buenavista del municipio de Paratebueno, a 230 kilómetros de distancia de Bogotá.

El sistema Minigrid está compuesto por una planta de generación híbrida (fotovoltaico, baterías, y respaldo diésel) de 20 kilovatios, con su respectiva red de distribución de media y baja tensión, totalmente aislada de la red tradicional, con una extensión superior a 6 kilómetros.

La generación de energía renovable se realiza a través de una granja solar conformada por 72 paneles de 310 Wp (Watios Pico), que además de cubrir las necesidades de las familias durante el día, alimenta un banco de baterías con capacidad de 2.267 Amperios hora/día, diseñado para alcanzar una autonomía de 10 horas en la noches. Todo el sistema se complementa con un generador diésel de 18 kilovatios como respaldo; con lo cual se garantizará la confiabilidad del suministro en todas las viviendas durante las 24 horas del día, los 7 días de la semana.

Además de lo anterior, el sistema también cuenta con equipos de control de generación, medición de energía y alumbrado led inteligente que permite una gestión totalmente remota, lo que garantiza una adecuada gestión de los recursos de generación.

Para David Felipe Acosta, gerente de CODENSA, “en los próximos doce meses vamos a efectuar las respectivas mediciones, con el fin de evaluar el desempeño de estas soluciones, la satisfacción de nuestros clientes, conocer el esquema de operación y evaluar la futura utilización de estas tecnologías en otras zonas del departamento o del país.”

Además del mejoramiento en la calidad de vida de las familias beneficiadas, que ahora podrán refrigerar sus alimentos y hacer uso de electrodomésticos sin ningún inconveniente; con esta solución tecnológica, también se energizó la infraestructura comunitaria del corregimiento como la escuela, la capilla, la manga de coleo y una microempresa de lácteos, garantizando la prestación del servicio de energía eléctrica y el desarrollo sostenible de la comunidad

La instalación de esta Minigrid responde a las dificultades de acceso que tienen algunas zonas del departamento, que impide llevar energía de manera tradicional, por su condición geográfica. Es por ello que se implementaron soluciones alternativas, a través de las fuentes no convencionales de energía para familias que históricamente no han contado con este servicio.

Este proyecto se enmarca dentro del robusto plan de CODENSA, conocido como ‘Cundinamarca al 100%’, cuyo objetivo es garantizar la cobertura de energía eléctrica en todo Cundinamarca y con el que se pretende entregar el suministro a más de 8.000 hogares que actualmente no cuentan con el servicio.

Las incertidumbres de la transición energética

  • La meta es el crecimiento económico inclusivo y lograr la prosperidad. Pero, en el camino hacia la Gran Transición, vista hacia el 2060, es útil distinguir entre elementos que son relativamente previsibles y los que son importantes, pero inciertos.

Por: Jairo León García*

8 de marzo.   Al comienzo de una Gran Transición Energética global, donde se vive un momento de incertidumbre sin precedentes, el desafío es inmenso: se necesitan políticas, regulaciones y marcos comerciales que permitan ofrecer infraestructuras integradas, eficaces y eficientes, soluciones innovadoras de planificación urbana y respuestas de resiliencia adecuadas.

Una serie de tendencias implican un contexto fundamentalmente nuevo para el sistema energético mundial, sin embargo, tienen cierto grado de predictibilidad.

Entre estas tendencias predecibles tenemos la tasa de crecimiento de la población que se asume será menor a las de periodos anteriores (por ejemplo 1970 – 2015) con su correspondiente impacto sobre la mano de obra mundial, una gama de nuevas y potentes tecnologías y mayores consideraciones y exigencias globales sobre los límites ambientales del planeta, así como un cambio de poder económico y geopolítico hacia países por fuera de la OECD, con énfasis en Asia.

¿Qué es incierto en el camino hacia la Gran Transición? En particular, el resultado al 2060 de las siguientes incertidumbres será fundamental para determinar las especificidades del futuro mundo de la energía:

  • El ritmo de la innovación y la productividad.
  • La evolución de la gobernanza internacional y el cambio geopolítico.
  • La prioridad dada a la sostenibilidad y al cambio climático (descarbonización).
  • Las herramientas de acción seleccionadas: mercado vs directivas estatales.

En relación con la incertidumbre de la “sostenibilidad y el cambio climático”, la prioridad que el público y los gobiernos asignan a la amplia gama de cuestiones ambientales se ve hoy comprometida.

Los compromisos de los gobiernos con respecto a la COP21 no son lo suficientemente sustanciales como para mantenerse dentro del presupuesto de carbono de 1.000 Gt de CO₂, necesario para mantener la temperatura por debajo de 2°C, el límite superior incluido en el Acuerdo de París 2015.

Por otra parte, la decisión del gobierno de los Estados Unidos de apartarse del Acuerdo de las Partes de París 2015, introduce más incertidumbre sobre el cumplimiento de la meta global de mantener la temperatura por debajo de 2°C, propósito que requerirá tasas globales de reducción de emisiones de carbono, mínimo de 3% por año.

Los vientos favorables a la descarbonización rápida (mitigación de emisiones) son las curvas de aprendizaje tecnológico que acercan el costo de las energías renovables a la paridad de combustibles fósiles -como en el caso de la energía solar- y el desarrollo de opciones económicas de captura y almacenamiento de carbono.

Las tecnologías de descarbonización en muchos países ofrecen beneficios compartidos con la seguridad energética y la salud pública. En la medida en que la adaptación al cambio climático se convierta en un enfoque clave, también será importante apreciar los beneficios de la construcción de infraestructuras resilientes.

Sin embargo, los vientos a contracorriente para la descarbonización -como el alto costo de tecnologías amigables con el clima, así como las preocupaciones sobre cómo lograr la asequibilidad, la equidad y el acceso a la energía- podrían retardar la evolución de la descarbonización.

Igualmente, el débil desarrollo económico podría limitar las inversiones y la capacidad de promover estas tecnologías. En este contexto, la gran tarea para Colombia pasa por reducir la vulnerabilidad de su canasta energética, ambientalmente limpia, a los fenómenos climáticos extremos, incorporando energéticos como el gas y las renovables no convencionales.

Los intereses del sector deben inscribirse en el marco del interés general, convergiendo hacia el cumplimiento de la “Agenda 2030 sobre el Desarrollo Sostenible (ONU)” en la cual, la energía sostenible es central para los grandes desafíos y oportunidades que enfrenta la humanidad actualmente: el empleo, la seguridad, el cambio climático, la producción de alimentos, la eliminación de la pobreza y el diseño de ciudades, entre otros.

*Secretario Académico Consejo Mundial de Energía Colombia